Páginas vistas en total

Mértola, la ciudad portuguesa que celebra su pasado islámico..

La ciudad portuguesa que celebra su pasado islámico olvidado.







Hogar de la única mezquita medieval que sobrevive en Portugal, Mertola no esconde un pasado formado por musulmanes, cristianos y judíos por igual.
Un imponente edificio con torres cilíndricas se destaca en la empinada colina de Mertola, una ciudad del sur de Portugal a orillas del río Guadiana, no lejos de la frontera española.
¿Es una iglesia con un mihrab? ¿O una mezquita con una cruz?
El edificio encalado con arcos de herradura se conoce como la iglesia de Nossa Senhora da Anunciacao. A los que vienen a visitar su interior abovedado se les dice que es la mezquita medieval mejor conservada de Portugal.
"Es una mezcla de muchas cosas", dice Germano Vaz, quien es de Mertola y vive cerca. “Fue construido sobre un templo romano. Era una mezquita y ahora es una iglesia. Estamos muy orgullosos de este conjunto de religiones y culturas ".
Dentro de la iglesia que solía ser una mezquita, los cristianos todavía rezan frente a La Meca. El mihrab, un nicho semicircular en la pared, está directamente detrás del altar principal.
Hay un campanario donde, hace menos de mil años, un minarete llamaba a los musulmanes a la oración.

La arquitectura islámica sigue intacta dentro de la iglesia (MEE / Marta Vidal)
Desde el siglo VIII hasta el siglo XIII, gran parte de lo que hoy es Portugal y España estaba bajo control musulmán. Conocida como al-Andalus, la región se convirtió en un centro de intercambio cultural, donde la ciencia, la arquitectura y el arte prosperaron. 

Mientras reconocieron el gobierno musulmán, los cristianos y los judíos fueron, en su mayor parte, protegidos y tolerados. Los tres grupos religiosos coexistieron de manera relativamente pacífica en el sur de Portugal, conocido como Gharb al-Andalus. 

Portugal todavía está repleto de huellas de su pasado islámico, desde la arquitectura hasta las influencias del árabe en la lengua y la música portuguesas.

Vivir juntos es posible
A mediados de mayo, el sonido del llamado islámico a la adoración se pudo escuchar nuevamente en las calles de Mertola. No provino de la torre que reemplazó al minarete medieval, sino de altavoces colocados alrededor de la ciudad para el 10º Festival Islámico de Mertola .
"Con este festival, queremos mostrar que todavía hay muchas similitudes entre las personas de todo el Mediterráneo", dice Manuel Marques, jefe de la oficina de Cultura y Patrimonio de Mertola.

Muchas artes, artesanías y objetos tradicionales se pueden encontrar en el mercado (MEE / Marta Vidal)
“Con la intolerancia y el extremismo en aumento en todo el mundo, queremos mostrar que es posible vivir juntos. Mertola fue un gran ejemplo de convivencia, aquí vivían muchas personas diferentes ".
Los musulmanes llegaron aquí en el siglo VIII y gobernaron la región durante unos 500 años. Los monumentos del casco antiguo aún conservan rasgos islámicos.
“Mertola celebra con orgullo su herencia islámica. Queremos mostrar respeto por el Islam y por nuestra herencia común. "Esta ciudad siempre ha sido un lugar donde se encuentran diferentes culturas, que conectan el sur de Portugal con el resto del Mediterráneo", dice Marques.
El festival celebra la herencia islámica de Portugal con música, artesanía, talleres y exposiciones desde 2001.
Preservando la herencia islámica
"Queríamos explorar las similitudes entre Portugal y el norte de África", dice Jorge Revez, quien participó en la organización de la primera edición del festival. Actualmente, el presidente de ADPM , una asociación de desarrollo local, Revez trabajó con asociaciones marroquíes para preservar el patrimonio cultural de al-Ándalus.

El arco es un excelente ejemplo de la arquitectura islámica (MEE / Marta Vidal)
En la época medieval, el puerto y las riquezas minerales de Mertola lo convirtieron en un importante centro regional. Después de un período de declive, la ciudad fue revitalizada por el descubrimiento de artefactos islámicos en la década de 1970. Mertola ahora afirma tener la colección de arte islámico más importante de Portugal.

En 1496, el rey Manuel I de Portugal emitió un decreto que expulsaba a todos los judíos y musulmanes de su reino. La convivencia y la cooperación de al-Andalus parecían haber llegado a su fin. 

Hoy en día, los musulmanes representan menos del 0,5% de una población de casi 11 millones. Durante siglos, la herencia islámica de Portugal fue en gran parte olvidada.
Laila con una gran sonrisa mientras vende sus productos tradicionales en el mercado (MEE / Marta Vidal)

"Durante la dictadura, los rastros de la historia islámica se borraron", dice la antropóloga Maria Cardeira da Silva, profesora de la Universidad NOVA de Lisboa que está interesada en los contextos árabe e islámico.

La dictadura nacionalista cristiana que gobernó Portugal desde 1933 hasta 1974 representó a los musulmanes, conocidos como moros, como el enemigo. Después del final de la dictadura, un nuevo interés en el período andalus de Portugal ayudó a reevaluar el pasado islámico del país. 

El mediterráneo compartido
“El trabajo arqueológico realizado en Mertola desafió la idea de que el musulmán era el 'otro'. Nos mostró que nuestra historia está hecha de diferentes capas que están interconectadas. Y que la capa islámica es parte de nosotros, está incluida en nuestra identidad ", dice Cardeira da Silva.
El trabajo pionero del arqueólogo Claudio Torres ayudó a desmentir los mitos del invasor musulmán árabe que históricamente se describe como el enemigo. 

La investigación liderada por Torres en el campo arqueológico de Mertola enfatizó la continuidad en todo el Mediterráneo. Torres sugirió que, contrariamente a la creencia generalizada, el Islam llegó gradualmente a Portugal a través del comercio y no se impuso en las batallas documentadas por los historiadores. 

"La arqueología nos ayuda a centrarnos en las continuidades, en el contacto y la interacción entre las personas en ambas orillas del Mediterráneo", dice el arqueólogo Virgilio Lopes, que ha estado trabajando en Mertola durante los últimos 30 años.

El arqueólogo Virgilio Lopes cree en un pasado común (MEE / Marta Vidal)
Los arqueólogos en Mertola creen que el Islam se extendió por el sur de Portugal a través de sus puertos y que se expandió rápidamente debido a las conversiones y no como resultado de una conquista violenta. 

La teoría de que el islam surgió a través del comercio y las conversiones, y el trabajo arqueológico que se centró en las continuidades a través del Mediterráneo ayudó a cuestionar la historiografía nacionalista dominante que mostraba a los musulmanes como el "otro". 

"La arqueología nos muestra que el otro está más cerca de nosotros de lo que pensábamos", dice Lopes. “Tenemos un pasado común y muchas similitudes culturales. Estamos más cerca del norte de África que del norte de Europa ", argumenta.
A pesar de no haber estudiado arqueología, Leila Ali, una visitante del festival de Mertola, está de acuerdo. Originario de Egipto, Ali ha estado viviendo en Portugal durante doce años. 

“Viví en Alemania antes de mudarme a Portugal, pero no me gustó. Hacía frío, y la gente tenía frío. En Portugal, la gente es como los árabes. Son cálidos y amables ”, agrega con una sonrisa. 

Ali viene al festival desde 2011, pero ella le dice a MEE que el festival de este año, que se realizó entre el 16 y el 19 de mayo, fue más difícil porque coincidió con el Ramadán.
"Es difícil conciliar el programa con el ayuno", dice Ali.

Hussein Beddar es otro visitante regular, que ha estado viniendo a Mertola durante 15 años. Originario de Argelia, vive en Madrid desde hace 35 años. A pesar de estar cansado del ayuno y del calor, pasó el día sirviendo té a los invitados y vendiendo dulces árabes en el mercado.

Muchas familias asistieron a la ceremonia de apertura (MEE / Marta Vidal)
"No me importa servir el té mientras ayuno", dice Beddar, describiendo en detalle lo que planea comer cuando se ponga el sol. "Mertola es especial y me encanta estar aquí", agrega. 

Pero muchos lamentan que las comunidades musulmanas locales no estuvieran más involucradas en la planificación del festival. Otros temen que, a pesar de las buenas intenciones, el festival islámico en Portugal pueda perpetuar las fantasías orientalistas y reproducir clichés sobre el Islam. 

"Existe el peligro de que el festival se convierta en una 'folklorización', que también es una forma de crear distancia", advierte Cardeira da Silva. “El objetivo debe ser contradecir el problema de la otra. Mertola debería mostrar que el otro también es parte de nosotros ".



ZADÍG - La tradición de la Pascua para los armenios

Es la fiesta más esperada en el mundo cristiano. Todos los Armenios se saludan en Pascuas: "Cristo resucitó entre los muertos" - "Bendita es la resurrección de Cristo". Y se reunen.

Las tradiciones son el eje formativo de las identidades culturales. La Pascua armenia, Zadíg, es una festividad histórica cristiana armenia, donde se conjugan diferentes elementos como el medz bak (la gran abstinencia, agladíz (símbolo de la cuaresma), azdig (la planta de trigo), choreg (rosca) y el havguitajagh (el juego con los huevos rojos), entre otros. Como digna celebración armenia incluye una variedad de comidas: el choreg del que hablábamos, por ejemplo, es un pan dulce trenzado que hace las veces de corona de espinas de Cristo y las semillas de sésamo que lo cubren representan justamente las espinas. Antes de ser horneado, se le pinta la superficie con yema de huevo la que expuesta al calor del horno, se va dorando hasta adquirir un tono castaño-rojizo que representa la sangre de Cristo. Según la antiquísima tradición armenia el choreg se prepara el Viernes Santo.




 
Para este día, los armenios conservan la tradición bíblica que se refiere no sólo a los huevos rojos, también  el chorég (pan dulce) : "Cuando Cristo fue crucificado, su madre tenía unos huevos y un pan envueltos en un chal. Cuando la madre vio a su Hijo crucificado y sus brazos sangrando, se arrodilló y lloró. Las lágrimas de la madre y la sangre de su Hijo cayeron en el chal , coloreando los huevos y el pan. Luego se puso el chal en la cabeza y a partir de ese día la gente comenzó a colorear los huevos rojos de Pascua y las mujeres empezaron a usar chales al visitar la iglesia".






 
Es usual que ese día, igual que el Domingo de Pascua, amigos, parientes e invitados se regalen huevos pintados color rojo. Inclusive los niños acuden a la iglesia, participando de la Misa sin olvidar de llevar consigo un huevo rojo que luego será el “campeón” de los juegos de havguetajág. Los huevos rojos que engalanan las mesas pascuales armenias por lo general terminan participando del havguetajág que se realiza en círculos familiares y de amigos. Bajo este nombre, se conocen varios juegos con sus reglas propias que tienen en común el entrechoque de los huevos rojos. El ganador es el último que se queda con uno sano.
Este divertido juego de participación familiar ha trascendido los límites hogareños y no es extraño que organicen “campeonatos” de havguetajág en clubes, instituciones benéficas, parroquias, etc.





La celebración se realizo en el Mesón ARARAT  en Aznalcazar, Sevilla.










Proyecto fotográfico , Mértola, su herencia árabe y mediterránea


Comentaros en está ocasión, que unos de los proyectos que llevo a cabo, se va materializando. 
Está semana hemos concretado con el ayuntamiento de Mértola, Portugal  (Camara Mértola) las etapas que vamos a desarrollar dentro del :
“Proyecto fotográfico , Mértola, su herencia árabe y mediterránea“.


En ella van a trabajar un grupo de amig@s fotograf@s de la zona del Alentejo Portugues, sobre un proyecto que tenemos que desarrollar, al final acabara en una exposición.

Este Workshop esta enmarcado dentro del programa del Festival Islámico de este año.


PhotoMertola


BIENAL FOTO ÚBEDA 2º EDICION 2018

Una nueva edición, si la primera fui con ilusión en está estaba deseando que llegara, nos volvimos a reunir  amig@s, compañeros, grandes fotógrafos y por supuesto una organización de 10, increíbles personas que nos acogieron dentro de sú gran familia.

“Y lo mejor que allí, solo se hablaba de fotografía”.

Os presento el número 23 de la revista AfuDigital, donde se trata de un monográfico que resume las actividades realizadas en la II Bienal Foto Úbeda, celebrada el pasado mes de octubre., donde participe.


https://issuu.com/afudigital/docs/revista_23_ii_bienal_pag